Sunday, December 11, 2011

En Busca De Mi Príncipe Azul, Pero...

Tiki con Vicky
En busca de mi Príncipe Azul, pero... con mucha sabiduría.

En la canción "No" de Shakira, hay una frase que dice: "Espero que no esperes que te espere después de mis veintiséis", que me impresionó hace tiempo.

¿Cuánto tiempo iba esperar? 

¿Cuánto tiempo iba esperar para el hombre que yo amaba? ¿Cuánto tiempo iba dar para cambiar su modo de ser conmigo? ¿Cuándo iba él a quererme, como yo le quería? ¿Cuánto tiempo tenía que pasar para que él se convirtiera en mi príncipe azul? ¿Tal vez, él fue un príncipe azul en la única forma que supo ser o quizás yo no fui la princesa para él? 

Eran preguntas importantes y siguen siendo importantes. En ese tiempo, decidí que no iba esperar más ni iba a tratar de cambiar a nadie.
En busca de mi príncipe azul para mí significa:

• Estar preparándose muy bien como mujer madura, sabia, y de cualidades buenas
• Estar con el corazón abierto para recibir en tu vida a un hombre con quien se pueda crear una vida saludable y amorosa como pareja y a la misma vez lograr tus propias metas.

Parte de esa preparación ha sido analizar los consejos de mi mamá.

Mami siempre me ha dicho, "el hombre tiene que quererte más". En estos últimos años, estoy entendiendo más lo que ella me quería decir con eso. También creo que por un lado una mujer como mi mamá, guarda las claves de cómo se encuentra un amor verdadero y fiel si ella ha podido tener un matrimonio con mi papa ¡de 35 años! Espero que hayan sido años mucho más felices que dolorosos. La realidad es que en cualquier relación va a haber dificultades y oportunidades para aprender cómo ser mejor como pareja.

De todos modos, en ese tiempo, yo siempre tomaba ese dicho de ella a la defensiva.
Yo estaba en mis veintes. ¡Yo le decía, "Mami tu no entiendes cómo los hombres y las mujeres se llevan! ¡Hoy en día, hay muchas mujeres que sacan a los hombres! ¡Ellas son las que pagan la cuenta cuando salen a comer!" Yo le decía, "¿Cómo me puedes decir que yo tengo que amar en una manera restringida, si es algo natural querer un hombre con todo lo que tengo?"

Yo pensaba que tenía todo la razón ¡Qué risa!

Ahora soy una mujer muy preparada e informada en las cositas del amor. Estoy en mis treintas, no soy casada y no tengo hijos. ¡Quisiera llegar a tener todo eso, sería una alegría! Pero es peligroso querer a alguien o algo, más de lo que uno se quiere a sí mismo. Mujeres que se desesperan por encontrar pareja o tratan de cambiar a un hombre por completo para convertirlo en una imagen de príncipe azul, son las que quieren esa meta, más de lo que se quieren a ellas mismas. Yo entiendo la presión de estar en los treintas sin pareja y con el sueño de empezar una familia, pero se tiene que tener la paciencia y la fe en que va haber un hombre para ti mientras, se hace lo que se puede (la preparación) para estar disponible para encontrarse con él.

Tengo la esperanza de encontrar a mi pareja, a mi media naranja adecuada, a mi príncipe azul -yo entiendo el consejo de mi mama pero con el toque mío- de Vicky:

• Tienes que quererte más que todo y aceptarte a ti misma. Si yo no me puedo aceptar a mí misma, lo que estoy buscando en otra persona, es algo para llenar ese vacío.

• El hombre tiene que quererte más. Dado que tú te quieres y te aceptas, no vas a tomar decisiones de una desesperada. Él te va querer por quién eres no por lo que puedes llegar a ser para él.

• Las cualidades buenas que tienes son las que atrae las cualidades buenas en él. Sigue siempre mejorándote como persona y verás que el príncipe azul viene en mejor forma también.

• No solo hay un príncipe azul, ¡hay muchos! ¿Cómo puede ser que solo hay uno en toda la vida? Yo me he enamorado no menos de cuatro veces en mi vida y cada uno de esos romances fueron lindos. Solo aprende del último príncipe (o sapo) que estuvo en tu vida para no traer el mismo problema a la próxima relación.

• Tienes que creer en lo bueno que son los hombres. Sí, hay hombres buenos, que son galanes, que hacen todo para hacer a una mujer sentirse bien, protegida, y segura.

• Enfócate en ser la princesa, mejor todavía ¡la reina o diosa! El problema no solo es encontrar el príncipe azul, es ser la princesa que merece al príncipe! No princesa en cosas de vanidad, pero mejor dicho, diosa en esta tierra, poderosa mujer en control de su vida, profesional preparada o en el camino de su profesión.

Conclusión: El príncipe azul sí existe, pero el punto es estar en busca de ser la mejor mujer para tí misma Así cuando se encuentren se puedan reconocer.

1 comment:

  1. Amiga - eres SUPER sabia y cualquier príncipe estaría muy dichoso en encontrarte. Buenos consejos y buen post en español - qué orgullo!

    ReplyDelete